Hosteleros vascos se «refugian» en terrazas ante la Ley Antitabaco

Reacios a la modificación de la ley antitabaco, que el Gobierno vasco tiene previsto aprobar en su Consejo de hoy, los hosteleros han reaccionado al texto buscando contrapartidas en otros ámbitos.

Para ello se han inspirado en lo ocurrido en países como Francia, donde los bares y restaurantes han optado por las terrazas, con calefactores cuando el clima lo requiera, como refugio para los fumadores. La Asociación de Hostelería de Guipúzcoa ha trasladado a Eudel la necesidad de cambios en las ordenanzas municipales para facilitar su instalación. La idea, extrapolable al resto de Euskadi, llega con el debate sobre el tabaco en un punto decisivo.
La organización guipuzcoana abandonó la Federación de Hostelería del País Vasco por diferencias en torno al modelo organizativo y las formas mantenidas en la negociación de la ley Antitabaco, En una reunión mantenida en julio pasado, los representantes de Hostelería Gipuzkoa trasladaron al presidente de Eudel, Jokin Bildarratz, y a alcaldes guipuzcoanos como el de Hondarribia, Aitor Kerejeta, la necesidad de una normativa más laxa.
Teniendo en cuenta que las terrazas serán los únicos espacios que los hosteleros tendrán para retener al cliente fumador, y mirando lo ocurrido en ciudades como París, los hosteleros guipuzcoanos solicitan que se amplíen los horarios y que sean los empresarios quienes gestionen gestione el espacio publico arrendado, eliminando los topes máximos de mesas y sillas. Piden que se facilite la concesión de instalaciones de estructuras acristaladas estables y el uso de hilos musicales en algunos espacios.
También plantean una modificación de las distancias máximas previstas para no entorpecer el paso de peatones, así como la posibilidad de ampliar los espacios cuando se incremente la actividad con motivo de congresos, fiestas patronales o eventos deportivos, entre otras propuestas.
Los hosteleros, a su vez, han trasladado a Eudel los problemas que creen que llegarán de la mano de la prohibición del tabaco en espacios públicos cerrados -los txokos quedan fuera de la norma-. Aseguran que no podrán hacerse responsables en caso de que los vecinos protesten por el ruido que generen los clientes que salgan del local a fumar. En todo caso, el sector cree que se puede mejorar su situación sin perjudicar el derecho a descanso de los ciudadanos. Fuentes de Eudel explicaron que han tomado nota de las propuestas, que ahora están siendo analizadas por los técnicos de la entidad para ver su viabilidad.
A título personal, el alcalde de Hondarribia explicó a este periódico que ve con buenos ojos la propuesta teniendo en cuenta que podría generar un plus para localidades como la suya a la hora de atraer turistas en otras épocas del año. «El que nos visita un día de sol espléndido ya lo hemos captado, hace falta innovar. El tema de las terrazas mejora la vida social en las calles y genera beneficios para la economía». El regidor añadió: «Tenemos que ser capaces de encontrar un equilibrio entre esto y el derecho de los vecinos a no ser molestados, eso sí, con límites y horarios estrictos, porque si un vecino protesta, todos tenemos un problema».
Todas las asociaciones siguen mostrándose contrarias al cambio normativo en Euskadi. Rechazan tener cualquier responsabilidad cuando un consumidor infrinja la prohibición de fumar en su local. La consejera Zabaleta se reunirá mañana en Lakua con los representantes del sector.
En paralelo a la normativa vasca, el Gobierno central está desarrollando una nueva ley. Con la modificación legal de 2006, no solo no bajó el número de fumadores sino que se incrementó ligeramente, según el Eurobarómetro.

Fuente: elpais.com

Deja un comentario