Inventa un juego para su hija que termina en un negocio mundial con Atari

Pong Atari

Table Pong es la versión uruguaya del famoso videojuego y será distribuido en casinos, bares y cruceros de todo el mundo.

Todo comenzó como un juego. Aquella mañana, hace cuatro años, Daniel Perdomo se levantó entusiasmado; tenía unas cuantas horas para compartir con su hija y qué mejor que jugar.
Tomaron unos imanes y desde la parte de abajo de un vidrio empezaron a mover unas piezas en la superficie. Entre risas y asombros, el padre dudó si explicarle a la niña la teoría del campo magnético, o si era preferible dejar que la magia siguiera su curso.
De repente, le vino el recuerdo de todo el tiempo que había pasado en su infancia con Pong, aquel atractivo videojuego de tenis de mesa de Atari de los años 70 y 80.
Esa noche durmió inquieto. “¿Por qué no hacer una versión física de Pong, con imanes y motores? Sería lo máximo”, pensó.
El sueño se transformó en realidad y además llevó a Perdomo, junto a sus socios, a fundar Calinfer cuyo producto estrella es la mesa de juego Pong. Lograron contar con la licencia de la empresa Atari y, a través de una fábrica china, abastecerán al mercado mundial, incluyendo casinos, hoteles, cruceros, centros de entretenimiento, bares y pubs de EEUU y Europa.

“Nunca pensé que llegaríamos a este desarrollo. Fue un desafío llevar un videojuego a una mesa real porque no sé de electrónica, aunque trabajé con animaciones y 3D, lo que me ayudó a visualizar el concepto”, contó Perdomo.

Le comentó la idea a su amigo Álvaro Salsamendi y se dedicaron, en forma autodidacta, a aprender sobre electrónica, motores y mecánica.

Tras dos años de medio de pruebas, llegaron a un primer prototipo y decidieron subir un video a internet sobre la evolución del proyecto. “El efecto viral fue impresionante, explotaron las redes, a la gente le encantó la propuesta del juego y aparecimos en las revistas Mecánica Popular, Wired y Playboy”, relató Perdomo.

En esa época, los emprendedores también se presentaron a la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), organización que los apoyó con un fondo de financiamiento para startups.
Así fue cómo Perdomo, con 25 años en la industria de la publicidad y con unos US$ 20.000 que recibió ANII, dejó su productora “Caramba” para dedicarse de lleno al proyecto “Table Pong”.

Con el fondo de ANII más US$ 300.000 que recaudaron en una campaña en la plataforma Kickstarter, los emprendedores comenzaron las conversaciones con Atari.

En setiembre de 2016 firmaron el contrato de licencia de la marca, que les otorga el derecho mundial exclusivo para la producción de las mesas Pong por un lapso de tres años, con una extensión hasta el 2022.

Con la licencia por un período limitado, decidieron buscar una fábrica en el exterior que se hiciera cargo de la manufactura de las mesas Pong. “Nos enfocamos en identificar compañías de la industria del entretenimiento en el mercado internacional que fueran capaces de hacer la transición de nuestros prototipos a un producto listo para lanzar al mercado rápidamente”, explicó Nogara.

Una compañía china se encargará de la producción, distribución y servicio postventa, a cambio de un royalty. “El mayor desafío ahora es terminar de consolidar la cadena de distribución de las mesas gamer. La mayor demanda está en EEUU, Inglaterra y Alemania”, agregó.Salida al mercado
Las primeras mesas gamer estarán en el mercado en el mes de mayo. Están confirmadas la preventa de 500 productos y aspiran a llegar a 1.000 al cierre de este año. El precio de venta de cada mesa ronda los US$ 3.000.

A futuro, Califer se proyecta como una empresa de desarrollo de juegos mecánicos retro, no solo con licenciamientos de Atari, sino de otras marcas. “Ya estamos pensando en más juegos para 2019″, anunció Perdomo sin dar más detalles, pero con un muñeco Super Mario Bros sobre su computadora. “Pura coincidencia”, se apresuró a aclarar con una sonrisa.

El proyecto Pong fue pensado inicialmente como un producto de entretenimiento para el hogar. El modelo consiste en una mesa gamer tipo “coffee” (formato bajo), con sensores y terminal para escuchar música.

Para bares y casinos, está la mesa “cóctel”, más alta, casi equivalente a la altura de una barra o mostrador.
Atari es considerada una marca de culto estadounidense, que atrae sobre todo a las generaciones que hoy en día tienen entre 40 y 50 años de edad, ya que pasaron su infancia jugando con la famosa consola original. Atari fue fundada en 1972, y es hoy propiedad de la la francesa Infogrames Entertainment.

Cifras
20.000 dólares proporcionó la Agencia Nacional de Investigación e Innovación para el desarrollo inicial del proyecto.

500 mesas de Pong ya fueron encargadas desde distintas partes del mundo.

Fuente: elobservador.com